Tejido De Cáñamo o Lana: ¿Cuál Es Mejor y Porqué?

El cáñamo se ha utilizado para producir ropa durante milenios, pero se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años a medida que la ropa vegana y ecológica ha ganado popularidad. Sin embargo, existen ciertos inconvenientes al usar cáñamo en lugar de materiales clásicos como la lana.

Este artículo te ayudará a entender los beneficios y las desventajas de cada material para decidir cuál es el mejor para ti, según tus necesidades y circunstancias.

Pero antes de ver cómo se comparan estos dos tejidos, debemos entender cómo se fabrica cada uno de ellos.

¿Cómo se hace el tejido de cáñamo?

Cannabis sativa es la planta a partir de la cual se produce la fibra de cáñamo. La planta se ha cultivado con fines médicos durante al menos 10,000 años, lo que la convierte en una de las primeras plantas agrícolas de la humanidad. El cáñamo se considera un excelente material para fabricar prendas, e incluso supera al algodón y a las telas sintéticas en la mayoría de las características.

El tipo de cáñamo que se utiliza para fabricar textiles se conoce como cáñamo industrial y prácticamente no tiene THC, el componente psicoactivo. La producción y los productos de cáñamo industrial ahora son legales en los Estados Unidos de acuerdo con la Ley de Mejoramiento de Agricultura de 2018, comúnmente conocida como la Ley Agrícola de 2018.

Los tallos de cáñamo se embalan como heno para hacer tela de cáñamo, y la parte exterior fibrosa se separa del núcleo leñoso. Después, las fibras se lavan y se cardan en hebras. Luego, una explosión de vapor se aplica para convertir el cáñamo crudo en una fibra tejida.

El cáñamo tiene una textura similar al lino cuando se convierte en tela. Por lo general, el cáñamo se mezcla con otras fibras como el lino o el algodón, según la textura y suavidad que debe tener el tejido final.

¿Cómo se fabrica el tejido de lana?

La tela de lana está hecha de una fibra natural producida a partir del pelo de oveja y ocasionalmente de cabra. La lana está compuesta de queratina, una proteína fibrosa que se encuentra en el pelo y la piel de los animales. 

La lana se fabrica hilando pelos de animales para convertirlos en hilo. El primer paso es esquilar a los animales. Luego, la lana se limpia y se separa en fardos. Aunque la mayoría de los principales productores de lana emplean catalizadores químicos, la lanolina aceitosa de la lana cruda se puede eliminar de muchos métodos.

Después de limpiar y clasificar las fibras, se cardan, lo que las convierte en hebras largas. Luego, las hebras se hilan para formar un hilo, posteriormente se pueden tejer para formar prendas u otras telas de lana.

Después del teñido, las fibras se pueden tratar con un químico oxidante antes de calentarlas al vapor o hervirlas para generar un acabado fuerte y ocasionalmente brillante. A continuación, se pasa la tela por rodillos grandes para alisar la superficie del material.

¿Cómo se compara la ropa de cáñamo con la ropa de lana?

Ahora, veamos cómo se compara la ropa de cáñamo con la lana en términos de sostenibilidad, mantenimiento y regulación de la temperatura.

Pero primero, comencemos enfatizando el factor principal diferencia a estos dos tejidos: el cáñamo es una fibra vegana y la lana no. Por lo tanto, la ropa de lana no puede considerarse libre de crueldad en la gran mayoría de los casos.

Cáñamo versus lana en términos de sostenibilidad

El cáñamo se cultiva en una variedad de climas y naciones. Necesita un riego mínimo para crecer, se puede cultivar sin pesticidas ni herbicidas, dejando la tierra saludable para futuras cosechas. El cáñamo también es una materia prima con carbono negativo, lo que significa que absorbe más carbono del que genera.

La lana requiere muchos más recursos para producirse que el cáñamo, desde la cría de ovejas hasta el procesamiento de las fibras. Para empezar, las ovejas necesitan mucha comida y agua y deben limpiarse, mantenerse y tratarse con fines médicos.

Los agricultores deben limpiar la tierra para tener las condiciones adecuadas para criar animales, lo que, a su vez, daña el medio ambiente natural al aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero y reducir la biodiversidad; esto es cierto para cualquier tipo de ganado, y las ovejas no son una excepción.

En general, el cáñamo requiere menos recursos para crecer, produce menos desechos, requiere menos agua para fabricarse y requiere menos productos químicos durante su procesamiento.

Otro punto que vale la pena mencionar es que la ropa de cáñamo es mucho más duradera que su contraparte de lana. La tela de cáñamo también es más fuerte y dura más, lo que da como resultado artículos que durarán practicamente toda una vida.

El desgaste acelerado de las prendas puede significar que se gastará más dinero y se reemplazarán los artículos de nuestro guardarropa a tasas más altas. Las fibras de cáñamo se encuentran entre las más fuertes del mundo, por lo que no tiene que preocuparse por el problema al que es propensa la lana.

Por lo tanto, podemos concluir que el cáñamo es más ecológico que la lana, excepto por una cosa. La lana es inherentemente resistente al agua y tiene ciertas cualidades aislantes que el cáñamo no tiene. El cáñamo debe mezclarse con otros textiles para obtener características específicas, lo que dificulta que los compradores obtengan ropa 100% cáñamo, lo que significa que la ropa de cáñamo normalmente está mezclada con materiales menos ecológicos.

Cáñamo versus lana en términos de regulación de la temperatura y la humedad

Si bien tanto el cáñamo como la lana ayudan a regular la temperatura, el cáñamo es lo suficientemente transpirable como para usarlo todo el año. Es una tela liviana que puedes usarla para hacer ejercicio en el calor o cuando vas al trabajo en condiciones frías.

El cáñamo tiene excelentes características de aislamiento. Sin embargo, no debe usarse solo. Se debe usar ropa interior adecuada en climas más fríos y se debe usar ropa exterior sobre la ropa de cáñamo.

A diferencia del cáñamo, la lana no es una tela que se pueda usar todo el año, excepto la lana merino, que es la lana ideal en el calor del verano debido a su textura y tacto más ligero. 

La lana es el mejor material para usar en las temperaturas más frías, ya que absorbe la humedad y nos mantiene secos; esto ayuda a regular la temperatura corporal y a mantenernos cálidos. Las fibras veganas, como el cáñamo, deben evitarse en el frío extremo, ya que se vuelven un riesgo cuando se mojan. La lana, por otro lado, puede mantenerte caliente aún cuando está mojada.

Es por eso que cuando las personas piensan en ropa de senderismo para temperaturas bajo cero, generalmente piensan en calcetines de lana, ya que se consideran fantásticos para mantener la humedad fuera de los pies, brindar calor y no oler. Las fibras naturales como el algodón, el cáñamo, el bambú, etc., funcionan de manera deficiente en condiciones de congelación y humedad.

La lana también es mucho mejor que el cáñamo para retener el calor debido a las pequeñas bolsas de aire que funcionan como aislante.

Cáñamo versus lana en términos de mantenimiento

Cuando se trata de cuidar prendas de cáñamo, descubrirás que es muy fácil. Esta hermosa tela es inherentemente resistente al daño de la polilla y el moho, por lo que nunca tendrás que lavar en seco tus prendas. Siempre que la ropa de cáñamo no se combine con otros materiales, se puede lavar y secar a máquina.

La tela de cáñamo no es propensa a encogerse y no genera pelusas. La tela de cáñamo se suaviza con cada lavado y las fibras no se deterioran incluso después de cientos de lavados.

Por otro lado, la lana generalmente requiere un cuidado meticuloso y lavado en seco, lo cual es costoso e inconveniente, especialmente si estás de viaje o siempre en movimiento.

Reflexiones finales

¿Quieres llevar ropa respetuosa con el medio ambiente, duradera y libre de crueldad animal? El cáñamo es el camino a seguir. Sin embargo, si vives en un clima más frío o tienes la piel sensible que necesita protección adicional contra el frío, la lana puede ser tu mejor opción. 

Ambos funcionarán para diferentes tipos de personas y ocasiones, por lo que vale la pena probar ambos antes de decidir en qué material invertir a largo plazo. ¿Qué opinas? ¡Déjanos un comentario!