Cómo Hacer Fotos De Ropa En Casa Con Tu Móvil [Sin Maniquí]

Hacer fotos de tu ropa para venderla en tus tiendas online favoritas puede ser un reto, sobre todo si no eres un fotógrafo profesional.

La mayoría de las personas toman malas fotos porque no saben cómo hacer que sus productos se vean bien en las fotos, lo que significa que tienen bajas tasas de conversión y pocas ventas.

Este artículo te enseñará a tomar fotos que capten la atención utilizando técnicas simples en casa con sólo tu teléfono móvil – no se necesita maniquí.

Te compartiré mis mejores consejos para capturar imágenes llamativas que ayuden a convertir mejor. Aprenderás sobre la importancia de la iluminación, el estilo y la edición para que puedas crear imágenes de calidad sin necesidad de un equipo caro o años de experiencia en la fotografía de productos.

Te guiaré a través de cada paso, desde la búsqueda de un excelente fondo en casa hasta la obtención de nuestra imagen final lista para subir a tus tiendas online favoritas como Depop, Poshmark, Vinted, etc.

Pero antes de continuar, una nota rápida: yo no soy fotógrafa profesional, sólo soy una entusiasta de la moda a la que le gusta vender y comprar ropa de segunda mano online. Estos son los trucos que utilizo para mí y espero que también te sirvan a ti!

Cómo hacer un flat lay de ropa

Para empezar, ¿qué es exactamente la fotografía de ropa en plano o flat lay? En lo que respecta a la fotografía de productos, la colocación en plano es la más sencilla y directa, y consiste en colocar y disponer los artículos sobre una superficie. En el caso de ropa, colgarla de una pared es también una forma excelente de fotografiar ropa, aunque no sea necesariamente flat lay.

La facilidad de la fotografía en plano la convierte en una opción popular. Es habitual que las empresas y tiendas de moda realicen sus sesiones fotográficas de ropa sin maniquíes porque es fácil montar un estudio fotográfico. Se pueden tomar muchas imágenes en poco tiempo y ofrece muchas opciones de estilismo. No se necesitan ni materiales caros ni un equipo fotográfico enorme. Se puede utilizar una cámara básica o un teléfono móvil para ello.

Cuando se fotografían imágenes flat lay, se pueden utilizar varios fondos para mostrar la ropa. Hay muchas formas de estilizar un jersey con perchas, y fijarlo a una tabla, una mesa o el suelo da muchas más opciones que los maniquíes.

1. Prepara el estudio fotográfico

La elección de un fondo adecuado para tu prenda de vestir depende sobre todo de su color y tipo. Se recomienda un fondo blanco para la fotografía de prendas de vestir, ya que resalta el producto. Pero no tienes que limitarte a un fondo blanco liso. Las texturas pueden hacer que tus fotos sean aún más emocionantes y atractivas. Todo depende del estado de ánimo o la sensación que quieras dar a tu prenda de vestir. 

Cuando hagas fotos de prendas blancas o de colores claros, lo mejor es tener un fondo más oscuro. Se trata de elegir un fondo que contraste bien con los productos.

Un fondo con textura hará que tus fotos se vean más interesantes. Solo asegúrate que las prendas sean el centro de atención.

Utilizar un fondo que no contraste con las prendas puede hacer las fotos confusas. Es mejor elegir un fondo oscuro para las prendas de color claro.

Las mejores superficies para hacer fotos de la ropa en casa son el suelo o una mesa, pero también puedes elegir una pared bonita o incluso la cama; sólo tienes que tener en cuenta que las fotos de la cama pueden parecer desaliñadas, pero todo depende de cómo se estilen las prendas. Más adelante hablaremos de ello.

No necesitas mucho equipo para transformar cualquier zona de tu casa en un estudio fotográfico. Tu móvil y la luz natural es todo lo que puedes necesitar si tienes un presupuesto ajustado. Si tu presupuesto es un poco más generoso, o si quieres más flexibilidad en cuanto a dónde y cómo hacer las fotos, podrías invertir en un equipo fotográfico, pero, como ya hemos dicho, no es necesario.

La iluminación a través de una ventana es el método más rentable y de mayor calidad para fotografiar ropa para uso comercial. Una gran ventana que permita la entrada de mucha luz natural es una gran ventaja. Asegúrate de estar lo más cerca posible de tu fuente de luz natural para obtener los mejores resultados.

Si es un día muy soleado, tus fotos pueden salir con muchas sombras. Puedes evitarlo fácilmente colocando una cortina transparente o un trozo de tela para difuminar y suavizar la luz.

La idea es que la luz no proyecte sombras duras y favorezca la ropa al mismo tiempo que llene todo el encuadre. En este tipo de imágenes, no quieres sombras duras, sino que quieres resaltar la belleza de la prenda utilizando una fuente de luz suave.

Jugar con la luz natural puedes hacer que tus fotos destaquen.
Sin embargo, si a luz es muy fuerte y se crean sombras duras, puedes tener el efecto contrario.

Puedes adquirir o alquilar luces de estudio básicas si no tienes suficiente luz natural y puedes permitírtelo. No tienes que preocuparte por el clima o la hora del día cuando utilizas la luz artificial. La iluminación artificial permite aumentar considerablemente la productividad de las tomas, al tiempo que garantiza que la iluminación sea constante de una toma a otra.

2. Preparar las prendas

Asegúrate de inspeccionar a fondo tus prendas de arriba a abajo, el exterior y el interior. ¿Has encontrado pegatinas, etiquetas y otras marcas que deban quitarse? Quítalas. Intenta evitar las arrugas en los productos. Para ello, asegúrate de planchar o usar vapor sobre la ropa. Créeme, las fotos de tus productos quedarán mucho mejor.

En otros casos, puede encontrarse polvo o pelo en el tejido, lo que hace que el producto sea menos atractivo para los compradores y les transmite una impresión de falta de profesionalidad. Para que el producto tenga el mejor aspecto posible, utiliza un rodillo quitapelusas.

Aunque es un procedimiento obvio, muchos fotógrafos siguen saltándose este paso con la esperanza de «disminuir» las arrugas y otras imperfecciones en la posproducción. Aun así, no existe un editor de fotos mágico.

Asegúrate de que tu rope se encuentre en la mejor forma posible antes de hacer las fotos.

3. Diseña la composición de las fotos

Ahora es el momento de ser creativo y disponer la ropa sobre la superficie que has seleccionado como fondo. Prueba diferentes arreglos para que quede lo mejor posible. A veces es útil utilizar cinta adhesiva para fijar la ropa en una forma concreta, pero no siempre es necesario. 

También puedes optar por colgar la ropa si eso tiene más sentido para piezas concretas.

El estilismo es el momento en que las cosas se vuelven emocionantes, ya que podrás diseñar la composición de tu foto usando lo que te parezca bonito. El estilo es esencial, ya que es un pequeño paso que tiene un impacto significativo.

Te recomiendo que utilices elementos decorativos para hacer que tus artículos sean más atractivos, especialmente para la imagen destacada. Los elementos decorativos puede hacer que una imagen destaque entre las demás y capte la atención, a la vez que proporciona a los artículos una vibra particular.

Utiliza accesorios que se relacionen con el objeto que estás fotografiando. Lo único de lo que tienes que preocuparte es de que todo se vea armonioso en conjunto.

Puedes añadir accesorios o elementos decorativos para dar a los clientes una idea de cómo se puede llevar la prenda.
Añadir elementos relacionados puede hacer que tus fotos llamen la atención.

Siéntete libre de personalizar este paso de la forma que más te convenga. Puedes utilizar cualquier cosa, como gafas de sol, bolsos o bisutería. Sólo recuerda aclarar que los artículos adicionales no están incluidos en la compra en la descripción del producto. No queremos confundir a los clientes.

Recuerda que debes hacer fotos de tu ropa sola y con accesorios, ya que cada tipo de foto tiene un propósito diferente.

4. Es hora de hacer las fotos

Una vez que el montaje está listo, es el momento de hacer las fotos. Conseguir el ángulo adecuado es el primer y más importante consejo. Lo ideal es que la cámara apunte hacia abajo en un ángulo de 90 grados para hacer fotos planas, lo que puede conseguirse de varias maneras. 

Prueba a sostener el móvil a 90 grados mientras estás de pie cerca de tu superficie; este es el método más sencillo y posiblemente suficiente para nuestras necesidades. Párate en una silla para que sea más sencillo si estás trabajando en una mesa demasiado alta para ti.

Para mejores resultados, coloca la cámara a un ángulo de 90 grados con respecto a la superficie que quieres capturar.

Utilizando un trípode, puedes evitar el efecto de mano temblorosa. Para utilizar un trípode, primero hay que ponerlo en alto, luego inclinarlo hacia la mesa con las dos primeras patas y dejar que la otra pata cuelgue en el aire, luego fijarlo a la mesa para que quede estable y ajustar el ángulo de la cámara a 90 grados para conseguir ese gran aspecto cinematográfico.

Si vas a colgar la ropa en una pared, no necesitas todo lo anterior, pero también te puede beneficiar el uso de un trípode, ya que el encuadre se mantendrá constante durante una serie de fotos.

Haz más fotos de las que crees que necesitas, así cuando llegue el momento de editarlas tendrás más opciones para elegir.

En el caso de las imágenes de ropa, también es esencial capturar primeros planos para que tus futuros clientes puedan ver la textura y tengan una idea de la calidad de los artículos. Cuando sea pertinente, también es necesario incluir imágenes de detalles como bordados, botones o incluso etiquetas. 

5. Edita las imágenes

Por último, pero no por ello menos importante, las imágenes deben ser posprocesadas o editadas. Una vez que hayas tomado todas las fotos que quieras, cárgalas en tu programa de edición favorito y edita selectivamente cada una de ellas para asegurarte de que es la mejor versión de lo que podría ser.

La edición implica experimentar con todo, desde el recorte, la corrección de los ajustes de luz o la exposición, la adición del balance de blancos perfecto, la corrección del color, etc. La edición completa las imágenes de los productos.

Pero recuerda siempre, especialmente con las fotos de ropa, que no debes editarlas en exceso para que los artículos parezcan un producto distinto o de un color completamente diferente al que tienen. Eso puede ser engañoso y causarte problemas con los clientes que devuelven los productos porque no eran lo que esperaban. Utiliza sólo las suficientes ediciones para mejorar las fotos, sin cambiar las características de los productos.

Reflexiones finales

¿Has hecho alguna vez fotos de ropa sin un maniquí? Quizá hayas oído que es complejo o demasiado difícil. Pero la verdad es que, con algo de creatividad y técnicas como la fotografía plana, ¡hacer fotos de ropa puede ser fácil! Tampoco hace falta que salgas a comprar un equipo caro: tu teléfono móvil servirá perfectamente si es lo que tienes a mano. 

No más fotos aburridas como esta.

Así que, antes de rehuir las sesiones de fotos en casa por miedo a que se conviertan en un evento de todo el día, prueba estos trucos para hacer fotos rápidas de la ropa con luz natural. Y luego prepárate para dar rienda suelta al artista que llevas dentro experimentando con diferentes arreglos a la hora de fotografiar tu próximo conjunto para venderlo online.