La moda rápida: Qué es y cuál es su impacto en el planeta

La moda rápida o fast fashion es esencialmente un modelo de negocio que se enfoca en producir grandes cantidades de ropa rápidamente. Replica las tendencias de las pasarelas y los diseños de alta costura y los entrega a un bajo costo, generalmente utilizando materiales de baja calidad como el poliéster. 

Este modelo de negocio nos incentiva a consumir muchos más artículos de los que necesitamos, haciéndonos creer que estaríamos fuera de tendencia si no lo hacemos. En ese sentido, la moda rápida aplica al extremo el método de obsolescencia programada. Desafortunadamente, esto está provocando un deterioro severo y rápido de nuestro planeta.

Sigue leyendo para saber más sobre cómo la moda rápida nos impacta a todos.

El impacto de la moda rápida

En este artículo, me inspiré en el índice de sostenibilidad de BoF para categorizar el impacto que la moda rápida tiene en el medio ambiente y en las personas. Las siguientes secciones describen las áreas donde la moda rápida tiene su mayor impacto.

Residuos y desperdicios

desperdicio de ropa

Los residuos son un problema enorme en la industria de la moda y ocurren en todas las etapas de la vida de una prenda, desde su proceso de producción hasta su eliminación por parte de los consumidores.

Estamos comprando más ropa que nunca y guardándola por un período más corto: la gente compró un 60% más de prendas en 2014 que en 2000, y solo se quedó con la mitad de la ropa.

¿Reciclar es una solución? Si bien el reciclaje promueve un modelo comercial más circular, solo se ocupa de un problema generado por la sobreproducción en primer lugar.

La mayoría de las prendas no están diseñadas con la intención de reciclar; por lo tanto, el reciclaje puede ser realmente difícil o, a veces, imposible de lograr. También existe un compromiso en la calidad cuando se utilizan materiales reciclados para producir ropa nueva.

Una solución más eficaz al problema de los residuos es ralentizar drásticamente la producción; esto tendría que ser incentivado por la desaceleración de los patrones de compra de los consumidores.

Además, aumentar el uso de herramientas de análisis e inteligencia artificial puede ayudar a reducir el desperdicio, ya que permite predecir el comportamiento del consumidor para evitar la sobreproducción.

Las plataformas de diseño digital también pueden tener un impacto positivo en el proceso de diseño ya que permiten visualizar las prendas en lugar de producirlas físicamente.

Contaminación del agua y productos químicos

la moda rapida contamina el agua

Durante la producción de una camiseta de algodón, se contaminan 2.700 litros de agua. Si esa camiseta se hubiera producido sin el uso de productos químicos tóxicos, el problema no existiría.

Se estima que la producción textil es responsable de aproximadamente el 20% de la contaminación mundial del agua limpia por los productos de teñido y acabado.

No hay duda de que la industria de la moda es uno de los contribuyentes más importantes a la contaminación del agua. Cultivar las fibras que se convertirán en tejidos requiere millones de litros de agua. Durante el procesamiento de esos tejidos, se liberan sustancias químicas al agua y al medio ambiente.

Uno de los problemas que impiden el cambio es la falta de conocimiento técnico de los productos químicos utilizados en la moda. Algunos fabricantes no tienen esta información, por lo que no pueden tomar medidas.

Debería haber una fuerte inversión e investigación en dos áreas principales, que combinadas reducirían la contaminación del agua: bioquímica y ciencia de los materiales.

Desafortunadamente, los dueños de negocios suelen pasar esto por alto, ya que requiere una inversión sustancial. Sin embargo, esto debe verse como una inversión a largo plazo que eventualmente dará sus frutos. Los costos de no implementar medidas ahora resultarán en una falta de agua muy pronto.

La solución a esto es contar con una regulación gubernamental y proporcionar incentivos para que las empresas inviertan en innovación y tecnología.

Material prima y tejidos

los materiales son importantes en la moda

La expansión rápida de la moda no sería posible sin el uso cada vez mayor del poliéster, que es relativamente barato y fácil de conseguir y que ahora se utiliza en el 60% de nuestras prendas

El uso de materiales insostenibles en la moda es profundamente dañino para el medio ambiente, ya que daña el suelo, contamina el agua, libera microplásticos y emisiones de CO2.

El problema aquí radica en el hecho de que no entendemos el costo real de continuar con las prácticas actuales y pensar constantemente que el problema es de otra persona. El precio real de nuestras prendas debe ser entendido tanto por los productores como por los consumidores. Si ambos están alineados, se seguirá la política para garantizar que se establezcan las reglas.

En el mejor interés de las empresas, es mejor comenzar a invertir en la investigación de materiales innovadores e incorporarlos en sus líneas de ropa. Si seguimos la tendencia actual, los recursos naturales, incluida el agua, serán más escasos, lo que abre la posibilidad de que, por ejemplo, el algodón ordinario sea más caro que el algodón sostenible dado que el último requiere mucho menos riego.

Se trata de intención y no solo de mirar el retorno de inversión inmediato.

La agricultura regenerativa es una de las soluciones. Esta trata de devolverle a la tierra algo de lo que nos proporciona y no solo de quitarle. Se centra en reactivar la salud del suelo y, afortunadamente, está ganando terreno en la industria de la moda. 

Los diseñadores tienen una influencia significativa sobre qué materiales se seleccionan para crear las prendas. Deberían abogar por el uso de productos sostenibles fabricados a partir de la agricultura regenerativa.

Si quieres aprender más sobre innovación en materiales sostenibles, te invito a leer nuestro artículo sobre cuero vegano basado en plantas.

Derechos de los trabajadores

los trabajadores son importantes en la industria de la moda

De acuerdo con Oxfam, un director ejecutivo de una marca de moda necesita cuatro días para ganar lo que una trabajadora de la confección en Bangladesh ganará durante toda su vida. 

El meollo del problema radica en el modelo de negocio, que se rige por la codicia y las ganancias masivas que buscan las corporaciones, y donde todas las reglas se establecen unilateralmente.

Cuanto más rápida y barata sea nuestra ropa, más fragmentada se vuelve la cadena y más ocultos se vuelven los fabricantes.

Como señala Orsola de Castro en su libro Loved Clothes Last, “Después de décadas de cantidad sobre calidad, de idolatrar la perfección sobre la sutileza, intimidad y vulnerabilidad de lo hecho a mano, nuestra estética ha cambiado y nos hemos alejado de las personas que hacen nuestras prendas.»

La solución radica en lograr un mayor equilibrio en la cadena de suministro y brindar a los trabajadores lo que se merecen. La moda necesita un nuevo contrato social que dé más poder a las voces de los trabajadores y defienda una regulación más sólida sobre los salarios dignos.

Emisiones de CO2

producir ropa genera emisiones

El uso de prendas de vestir contribuyen aproximadamente al 3% de las emisiones de CO2 mundiales. Todo contribuye, desde la producción hasta la fabricación, la logística, el lavado, el secado y el planchado.

La colaboración es fundamental para tener una solución al cambio climático; Debería haber una conexión más estrecha entre las empresas y los responsables de la formulación de políticas.

También necesitamos responsabilizar a las marcas pidiendo honestidad y transparencia.

La importancia de la transparencia

La industria de la moda es esencialmente opaca sobre sus prácticas. Los clientes no quieren oír hablar de grandes promesas y afirmaciones. Solo necesitamos que las empresas muestren lo que están haciendo; eso es transparencia.

Sin datos y divulgación pública, no puede haber forma de que las empresas tomen decisiones estratégicas y midan su impacto. En otras palabras, sin la existencia de datos confiables, no puede haber un cambio real.

Contamos con más tecnología para capturar datos que nunca en la historia de la humanidad (sensores de contaminación, de descargas de agua, monitoreo automático, etc.). Deberíamos poder aprovecharlo para comenzar a resolver muchos de los problemas de la industria de la moda.

Hay movimientos independientes prometedores que abogan por la transparencia, como Fashion Revolution y su índice de transparencia, para incentivar e impulsar a las principales marcas a ser más transparentes y alentarlas a revelar más información sobre sus políticas, prácticas y cadena de suministro.

Por último, también necesitamos una mejor regulación gubernamental para responsabilizar a las marcas y exigir una divulgación adecuada y formas unificadas de medir el impacto.

El futuro

El Manifiesto Fashion Revolution debería ser un mantra para la industria de la moda: “La moda conserva y restaura el medio ambiente. No agota los recursos preciosos, no degrada nuestro suelo, contamina el aire y el agua ni daña nuestra salud. La moda protege el bienestar de todos los seres vivos y protege nuestros diversos ecosistemas».

También debemos reconocer el papel que juega la moda rápida en nuestras vidas y por qué tiene tanto éxito: todos necesitamos ropa en tendencia y asequible para la mayoría de las personas. Pero necesitamos que nuestra ropa esté hecha con dignidad.

Necesitamos un sistema en el que las ganancias se distribuyan de manera más equitativa a lo largo de la cadena de suministro. Necesitamos prendas cuya producción no agote el planeta. Necesitamos reducir la velocidad. No necesitamos más; necesitamos algo mejor.